miércoles, 5 de noviembre de 2008

Epitafio sobre ninguna piedra

Octavio Paz nos presenta este poema de Árbol adentro



Yo no nací en Mixcoac pero allá viví durante toda mi niñez y buena parte de mi juventud. Apenas tenía unos meses de edad cuando los azares de la Revolución nos obligaron a dejar la ciudad de México; mi padre se unió en el sur al movimiento de Zapata mientras mi madre se refugió, conmigo, en Mixcoac, en la vieja casa de mi abuelo paterno, Ireneo Paz, patriarca de la familia. (Octavio Paz)

2 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Por qué será que me gusta cada vez más el Caosmos XiV? Las maravillas se multiplican como si tal cosa, me siento banal y sublime cuando lo leo. Y aquí se asoma Octavio Paz al lado de algo con lo que nada tiene que ver, y disfrutas todos los mundos.

uno, trino y plural dijo...

Enormísima alegría. Muchas gracias.

Caosmeando

ecoestadistica.com