martes, 28 de octubre de 2008

Manuel Álvarez Bravo

Obrero asesinado (1934)




Primera soledad (1956)


Manuel Álvarez Bravo, nace el 4 de Febrero de 1902 en la Ciudad de México, México.
Su padre Manuel Álvarez García, profesor de secundaria y fotógrafo aficionado.

Durante su formación en la escuela primaria, las batallas callejeras de la Revolución Mexícana interrumpen las actividades lectivas.
Las escenas de muerte, producen una poderosa impresión en Álvarez Bravo.
Seguir Leyendo...




A los trece años deja la escuela para ponerse a trabajar.
Comienza a realizar daguerrotipos en 1915 con una cámara prestada.
Instala su artesanal cuarto oscuro en casa de sus padres.

Trabaja para el Departamento del Tesoro Mexicano.

En 1923 el trabajo de Tina Modotti, a quien conoce posteriormente, le llama poderosamente la atención.
Conoce a Edward Weston.

En 1924, se interesa profundamente por la fotografía, es cuando adquiere su primera cámara. Experimenta con el pictorialismo, después renegará de este trabajo al considerarlo "nada más que una imitación de la pintura" destruyendo todo el trabajo.

En 1927 abre una galería informal con su esposa Lola.
Exponen trabajos de Rufino Tamayo, José Clemente Orozco, Diego Rivera, Frida Kahlo.
Estudia con atención el trabajo de Albert Renger-Patzsch, investiga la estética modernista basada en imágenes limpias y de formas simplificadas.

En 1929 participa en una exposición colectiva en el Berkeley Art Museum en California junto con Imogen Cunningham, Edward Weston, Dorothea Lange y otros.
Tina Modotti le presenta a Diego Rivera y a Frances Toor, escritor y editor de Mexican Folkways, una revista dedicada al folclore y costumbres locales.
En 1930 Tina Modotti es deportada de México, Álvarez Bravo recibe su cámara y asume su trabajo en Mexican Folkways.

Adquiere su primer libro del fotógrafo francés Eugène Atget.

En 1931 deja de trabajar para el Estado y se dedica plenamente a la fotografía.
Conoce a Paul Strand, Henri Cartier-Bresson y André Breton.
En 1939, Breton incluye su trabajo en una exposición surrealista en París.

2 comentarios:

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
uno, trino y plural dijo...

Yo, que soy otro ignorante he descubierto gracias a tiesa foto, El ensueño, preciosa.

Caosmeando

ecoestadistica.com